jueves, 22 de junio de 2017

Aydin de Jordi Sierra i Fabra




"Aquella red la separaba de todo, hasta de sí misma, porque una parte de ella estaba ya al otro lado. "





Hoy os presento un libro de 1994 que ganó el Premio Edebé de literatura infantil.

La novela se basa en una historia real, como demuestran los recortes de distintos periódicos que incluye el relato. Aydin, una ballena beluga, confinada en un laboratorio ucraniano donde se la usaba para hacer experimentos, consigue escapar y aparece en un pequeño pueblo de Turquía.

La primera vez que la ven, los pescadores intentan matarla:
"...cuanto viniese del mar, o viviese en él, servía para comer o negociar, para ser capturado. "
Sin embargo, no son capaces de cazarla. Porque la ballena les mira, no huye de ellos, parece que les habla. Y pronto se establece una relación mágica entre el animal y los humanos, los pescadores pasan a estar orgullosos de "su" ballena y felices de que viva entre ellos. Sobre todo Godar, el niño que la descubrió, y que se convierte en su mejor amigo.



Gracias a Aydin, Godar empieza a leer sobre geografía (para intentar averiguar de dónde viene su ballena), y a reflexionar sobre el mundo y la gente. Pero también tiene que soportar algunos cambios muy desagradables, cuando su pequeño pueblo empieza a llenarse de científicos, curiosos y periodistas nada respetuosos. Por suerte tiene a su abuelo, un anciano sabio que será su mayor apoyo. Me gusta mucho su serenidad y cómo comparte su sabiduría, como en este fragmento, en el que Godar le pregunta cuándo dejarán en paz a Aydin:
"Los hombres consumen historias cuando las suyas no les reportan demasiado. Necesitan evadirse, y necesitan reír y llorar, recordar de vez en cuando que ellos también quieren huir y no pueden. Aydin es un símbolo, y un sueño. Por eso ahora la aman y se muestran interesados en su historia. Cuando ese cariño se convierta en envidia, y en indiferencia, y en olvido, todo volverá a la calma, nosotros y ella. "

Tres países luchan en los tribunales por la propiedad de Aydin: Ucrania, propietaria legal de la ballena, Turquía, que argumenta que Aydin quiere quedarse donde está, y el Reino Unido, donde un grupo ecologista lucha por conseguir que el animal sea libre y se traslade a un espacio seguro en mar abierto. Pase lo que pase, Godar tiene que prepararse para perder a su amiga.

No puedo contaros más sin desvelar el final. Pero sí os diré que Aydin es una historia preciosa, llena de ternura y en la que los momentos tristes son necesarios para aprender una lección muy importante. Godar se hace adulto gracias a ellos:
" Godar luchaba contra sí mismo, entre el placer de saber y sufrir por ello, y la inmovilidad hueca de quienes no ven, ni oyen ni saben nada. ¿Era mejor juzgar una injusticia o desconocerla?. El tiempo, poco a poco, le permitió volver a sonreír. Aún no tenía las respuestas, pero al menos ya sabía las preguntas. "

Porque Aydin no es solo una ballena, sino un símbolo. Godar piensa en qué asombroso es que las fotografías de su ballena hayan sido vistas en el mundo entero por personas blancas y negras, ricas y pobres, musulmanas o católicas. Y se da cuenta de que sólo es un ejemplo de las muchas causas por las que hay luchar, pero también descubre otra cosa:
"Intentarlo. Siempre intentarlo para descubrir que se está vivo...No hay redes lo bastante fuertes, ni muros suficientemente eternos, ni montañas tan altas que no puedan ser rotas, derribados o escaladas.
Y ese es el mensaje de esta novela, el motivo por el que me parece tan recomendable.

¿Qué opináis vosotros?¿Conocéis esta historia?¿Os parece interesante? Espero vuestros comentarios.

Por hoy me despido, nos leemos de nuevo la próxima semana. Hasta entonces, espero que disfrutéis de la lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario